¿POR DÓNDE EMPIEZO SI QUIERO ESCRIBIR UNA EPOPEYA MEDIEVAL? SOBRE LA FIGURA DEL HÉROE

Imagen

Empieza una nueva etapa en mi carrera, en la que espero no decepcionar a nadie. Hasta la fecha se me ha conocido como escritor de ciencia ficción y de terror, y es cierto que esas han sido mis principales temáticas hasta ahora (exceptuando algunos experimentos literarios que, los que me conocen, ya saben que me encanta hacer de vez en cuando, independientemente de que luego me pongan a parir en las páginas web). Sin embargo, todo pasa en la vida, y ahora mis inquietudes literarias están encontrando otros focos de interés. En concreto, las sagas heroicas medievales y la fantasía épica, género al que voy a dedicar los próximos años.

Esto no significa que no vayáis a ver novelas mías de otros géneros llegando próximamente a las librerías. Son novelas que ya están escritas, y que son de ciencia ficción (Crónicas del Multiverso: Imperio, en Minotauro, y Ecos, en Hidra) o de terror (He oído a los mares gritar mi nombre, en Dolmen), o steam punk (de esta ya hablaré más adelante, porque todavía está en pañales). Pero ahora mismo considero que ya he dicho todo lo que tenía que decir en el campo de la CF, al menos por el momento, y mi espíritu de creador me está empujando con mucha fuerza hacia el mundo medieval. Si pudieseis ver mi mesilla de noche ahora mismo, os reiríais al constatar que sólo estoy leyendo eddas poéticas, novelas de ambiente medieval como Juego de tronos o el ciclo de Drenai, obras clásicas de poetas homéricos y, por supuesto, a mi queridísimo Tolkien, a quien siempre he considerado escritor de cabecera.

En fin, dicen que cuando la musa te ata de pies y manos y te lleva en una dirección, nada puedes hacer para coger el camino contrario. Y a mí no es que me tenga atado, es que me tiene amordazado y hecho una bola de cadenas y grilletes.

Sobre este nuevo rumbo en mi carrera literaria están versando las clases de mi taller literario, que imparto desde hace bastante años en la biblioteca de mi ciudad. En la última clase hablamos, los alumnos y yo, sobre qué se necesita para escribir una epopeya medieval, cuáles son los primeros pasos.

Para mí, una de las decisiones más tempranas que un autor debe tomar trata sobre la figura del HÉROE. Me explico:

Hay dos clases de relatos épicos: los que contienen héroes al más puro estilo de la mitología nórdica, o de las epopeyas escritas en inglés antiguo (el más claro ejemplo, Beowulf), y las que no los tienen. Y por “héroe” no me estoy refiriendo al protagonista o al deuteronomista de la historia, un personaje que siempre está presente, sino a las características sobrehumanas que pueda presentar ese héroe. Voy a poner dos clarísimos ejemplos de esto, que son antítesis uno del otro y que lo explicarán perfectamente:

En “el señor de los anillos” sí que hay héroes al estilo de los poemas clásicos como la Odisea o la Ilíada. Si alguien ha leído alguna vez las obras homéricas, seguramente le habrá llamado la atención percatarse de que en la guerra de Troya, según Homero, había dos tipos de personas: los Héroes con mayúsculas (que en estadísticas de un juego de rol como el Dungeons & Dragons vendrían a ser el equivalente a personajes de nivel 30), y la chusma, que es el 99% restante de la población. Gente como Aquiles, Héctor o Diomedes, el hijo de Tideo, no tenían rival en el campo de batalla, y esto era así no porque fueran superhéroes (tal y como hoy los entendemos, en el sentido “marveliano” del término), sino porque estaban tocados por los dioses. De hecho, cada vez que Héctor salía con su carro a matar aqueos, cientos de éstos caían bajo su espada como si fueran simples hormigas.

Normalmente los combates de la Ilíada siguen el siguiente esquema: Guerreros de los dos bandos salen a luchar, se encuentran, se arma una refriega, y ésta acaba con el encuentro fortuito de dos Héroes de bandos opuestos, momento en el que la guerra se para y se produce una Aristeia, es decir, un momento sublime donde todo se detiene y la gente se pone a mirar cómo pelean los dos héroes, hasta que alguno cae. Las Aristeias son los únicos momentos de la batalla donde se supone que los dioses están mirando, porque de resto les importa un cojón (literalmente) lo que les pase a la soldadesca, a la gente normal. Zeus y su cohorte divina sólo posan sus ojos en el campo de batalla cuando pelean dos héroes.

En “el señor de los anillos”, los grandes protagonistas son Héroes en el sentido homérico: Aragorn (que puede enfrentarse en solitario a cien orcos y salir indemne), Légolas, Elrond, Gandalf… no son gente normal como Frodo y Sam. Son héroes capaces de Aristeia, y por lo tanto no podrán caer en combate a menos que los maten otros héroes enemigos. Tiene que ser un Balrog el que mate a Gandalf, por ejemplo, pero jamás un simple salteador de caminos con una daga oxidada. La trama del libro o del poema está orquestada para que esto sea así.

En el bando contrario tenemos a libros como la saga de George Martin “juego de tronos”, donde la figura del Héroe no existe como tal. En su afán por acercar los personajes y las tramas a un legendarium más moderno, más acorde con los tiempos actuales (en los que el ser humano ha tomado plena conciencia de su vulnerabilidad), los personajes de Martin protagonizan las historias, pero no son héroes homéricos. No son gente protegida por los dioses a los que sólo otros protegidos pueden herir. Son gente normal que puede resultar muerta por cualquiera, hasta por el más paupérrimo pordiosero, si éste los pilla desprevenidos.

Toda esta reflexión sirve para decir que en mi novela, LA ORFÍADA, tuve que tomar esta decisión crucial al principio, antes de escribir ni una sola palabra. ¿Iba a seguir la senda de las eddas poéticas nórdicas, escritas principalmente en islandés, y de los poemas homéricos… o tiraría por el camino moderno, que tan de moda ha puesto Martin, el de los héroes vulnerables que sólo son pobres humanos?

Al final decidí hacerlo al estilo Tolkien, pero con matices. Es decir, en la Orfíada sí hay Héroes como Aquiles o Héctor, gente protegida por la trama del libro (igual que Aragorn o Legolas) para que sólo puedan morir en instantes de gloriosa Aristeia. Esto, en mi opinión, no les resta humanidad, como veréis cuando leáis el libro. Ser un Héroe tocado por el Hado no te exime de tener defectos, ni de meter la pata, ni de hacer el imbécil cuando te toca. Ser un Héroe no te hace inmortal, ni mucho menos. Pero sí que te garantiza, y eso mi protagonista HESIÓN lo sabe muy bien,  que cuando llegue tu momento de la verdad todos los dioses te estarán mirando…

Anuncios
de lordofthemetaverso

6 comentarios el “¿POR DÓNDE EMPIEZO SI QUIERO ESCRIBIR UNA EPOPEYA MEDIEVAL? SOBRE LA FIGURA DEL HÉROE

  1. Muchas gracias, lo tendré en cuenta. Ahora mismo estoy con “la leyenda de Sigurd y Gudrún”, de Tolkien, no solo un gran poema sino también toda una lección recopilada sobre las eddas poéticas nórdicas.

  2. Qué alegría encontrarte de nuevo en el universo bloguero, amigo Conde. Espero leerte ahora más a menudo. Me alegro mucho de ver que te has pasado al campo de lo medieval. Seguro que lo disfrutas y lo disfrutamos.

  3. Justamente, cuando hablabas de los libros que tenías para escribir esta novela, me he acordado del estante donde me espera el siguiente volumen de la Torre Oscura, las historias de Caballeros de la Mesa Redonda, y docenas de esos libros que son sagas épicas y que alguna vez espero poder escribir.

    Como tú, entiendo ese subidón de adrenalina y ese placer que da escribir con ganas. Y esa rabia que te da a veces no poder hacerlo por otras obligaciones. Ojalá pudiese seguir yendo a las clases del curso, eran geniales.

    Mucho ánimo y espero que tu novela forme pronto parte de mi pila de imprescindibles para escribir una buena saga fantástica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s