THE LONG AND SHORT OF IT

Imagen

En el disco de extras del blue ray de “Las Dos Torres” viene un añadido sorprendente (por lo inesperado). Se trata de dos archivos, uno con el cortometraje “The long and short of it”, de Sean Astin, y su respectivo y graciosísimo making of.

El otro día estaba revisando los contenidos adicionales de esa peli (sí, lo reconozco, yo soy uno de esos bichos raros que se ven el CD de extras y documentales entero que viene con la película) cuando me topé con este material. Y como no pudo ser menos me partí de la risa visionándolo. “The long and short of it” (una frase hecha que si se traduce por su equivalente en castellano, “el quid de la cuestión”, pierde toda relación con la trama del cortometraje) es un corto de apenas cinco minutos rodado por el actor Sean Astin hace ahora exactamente 10 años, en una pausa del rodaje del Señor de los Anillos. Por lo que el propio Astin cuenta en el divertido making of (que a mí me gustó más que el corto en sí, aunque éste último está muy bien), cuando llegaron a Nueva Zelanda Peter Jackson les hizo un tour por los edificios de producción. Uno de ellos era el almacén, y allí Astin pudo ver las 24 cámaras de cine digitales de alta definición que serían usadas para filmar la macro epopeya de los anillos. Y le preguntó a Jackson: “Oye, ¿vais a estar usando constantemente todas esas cámaras?”. El director le contestó que no, que si algún día quería usar alguna de ellas para rodar alguna otra cosa podía hacerlo, siempre que fuese en fin de semana y que la cámara estuviese de vuelta puntualmente para el rodaje del lunes. Y Astin se lo tomó al pie de la letra.

Imaginaos la situación: Estamos en Nueva Zelanda, en la capital Wellington, un lluvioso día de 2003. De repente un equipo muy pequeño de rodaje toma una de las esquinas de una calle y despliega los enseres típicos de una mini-producción: cámara, travelling, un grupito de gente entusiasta provista de walkies y bocadillos… Los transeúntes que pasaron caminando o en coche junto a esa esquina, aquel día, seguramente estarían pensando “bah, otro grupillo de estudiantes haciendo un corto”. ¡Qué cara habrían puesto si hubieran reconocido las caras de esos estudiantes!

Porque ahí es nada tener a Peter Jackson como actor secundario en tu corto, haciendo de bonachón conductor de autobús. O al director de fotografía galardonado con un Oscar Andrew Lesnie haciendo el papel principal, el de “pintor de brocha gorda”. O a Elijah Wood fichado de primer asistente del director y dirigiendo el tráfico. O a Mark Ordesky, uno de los productores ejecutivos de la trilogía, haciendo de productor del corto e intentando convencer a todo el equipo de que se dejaran de tonterías y se fueran a dormir, que al día siguiente tenían que continuar con el rodaje de la película principal. También podemos ver paseando por allí a Sala, un maorí especialista cuyo amable rostro se esconde tras algunas de las más espantosas criaturas del Señor de los Anillos (“yo empecé como coordinador del tráfico… ¡pero ahora soy un grip!”, grita con orgullo), o al actor Andy-Gollum-Serkis, que fue escalando peldaños en la mini-producción hasta llegar a lo más alto, el puesto de productor, para luego arrepentirse y suplicar que le volvieran a meter a dirigir el tráfico.

Estos making of son los que te alegran el corazón cuando los ves. Los que te hacen sentir sana envidia de todos los que estuvieron implicados en aquella epopeya histórica que fue la trilogía del anillo, un trabajo descomunal que dejó espacio, sin embargo, para pequeños divertimentos puntuales como el corto del señor Astin, a lo largo de sus catorce meses de rodaje. Puedes ver lo compenetrada que estaba toda aquella gente, lo bien que se lo pasaban juntos, y (al menos a mí) me hace sentir añoranza por haber estado allí y compartido todas aquellas experiencias. Sean Astin tiene la inmensa suerte de ser uno de los pocos directores en este mundo que ha tenido un equipo semejante de personas a sus órdenes, aunque haya sido de broma. Y de los pocos también que le han concedido una toma más de repetición a Peter Jackson porque el actor no estaba seguro de haber hecho bien su papel de abrir la puerta del autobús. “Si llego a saber lo difícil que era esto me habría levantado más temprano para ensayar, o habría contratado a un doble especialista en puertas”, dice el director, antes de añadir: “El director es un poco duro, lo he hecho lo mejor que he podido y aún así me ha hecho llorar varias veces. Pero creo que al final lo he hecho bien y espero que me contrate para la siguiente película”.

En fin, la magia del cine.

Anuncios
de lordofthemetaverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s