Eon, de Greg Bear

Caminos por los que transitó la CF (IV): “Eon”, de Greg Bear.

A pesar de que soy un comprador bastante compulsivo en librerías de viejo y en rastrillos, en busca sobre todo de ediciones agotadas, tengo en casa una buena colección de novelas de ciencia ficción y fantasía que probablemente provocará un día que me echen de casa. O que los cimientos se tambaleen, lo que ocurra primero. Lo cierto es que a pesar de las novedades que inundan el mercado constantemente, llevo varios años en un proceso de relectura. ¿De qué? Pues de las colecciones que tengo, completas o no, de libros que salieron sobre todo en el periodo 70-90 del pasado siglo. Aquí incluyo mi colección de Nova ciencia ficción (que puedo decir con orgullo que la tengo casi completa), gigamesh, ultramar, nebulae, martínez roca y cosas aún más raras. La que me acabo de terminar anoche es “Eon”, una novela de cf hard de Greg Bear publicada por primera vez en inglés en 1997. Aquí va mi reseña (ojo que hay muchos spoilers):

Eon plantea el “cotidiano” tema del primer encuentro con un artefacto aparentemente construido por una especie alienígena. Su exploración y el desentrañar los misterios que contiene conforman la mitad de la novela. La otra mitad es la clásica historia de la pelea entre americanos buenos y rusos malotes tan típica del ambiente literario y cinematográfico norteamericano de los ochenta. A pesar de que Miquel Barceló dice de ella en el prólogo que es una gran maravilla de novela, lo cierto es que es bastante irregular, en tanto que contiene algunas ideas brillantes (sobre todo en lo tocante a la descripción de la Roca y la Vía transgaláctica a la que da acceso), pero flaquea mucho en dos cosas: la descripción del conflicto yanqui-soviético, que parece sacado de las típicas películas de la era Reagan, y la descripción de la sociedad que los científicos encuentran una vez profundizan en la Roca (atención, no sigáis leyendo a partir de aquí los que no hayáis leído la novela)…

…Que no deja de ser la humanidad del futuro, nuestros consabidos “primos lejanos”, que viven en el interior de un tubo de millones de kilómetros de largo. Resulta curiosa la descripción que hace Bear de esta sociedad futura, ya que el único oficio al que parecen dedicarse todos sus habitantes, o al menos los importantes, es el de abogado. ¡Un futuro lejano compuesto principalmente por abogados, qué pesadilla! En este sentido, Bear hace la misma trampa que Christopher Nolan en la (por otra parte estupenda) “Interestelar”: mucho viajar al confín del universo para que lo que encuentres allí sea lo mismo que dejaste en casa, es decir, la misma humanidad de la que tú provienes.

Además, la novela comete un fallo muy habitual en lo tocante a los textos que juegan con los universos paralelos y las anomalías temporales. Es un fallo que es muy difícil evitar, y que estamos hartos de ver (por poner un ejemplo más de estar por casa) en las películas de Star Trek: En “primer contacto”, los borg atacan la Tierra, y al ver que pierden, envían una sonda al pasado allí mismo para que cambie la historia. El que ese viaje se realice en el mismo escenario de la batalla permite al Enterprise seguirla y evitar el cambio. Pero ahora bien: si una raza, digamos los borg, tiene la tecnología para viajar por el tiempo, ¿no sería más lógico que la usara a mil años luz de la Tierra, sin naves coñonas de la Federación cerca, viajar hasta el siglo I de nuestra era, acercarse a la Tierra en ese siglo viajando por el espacio, y entonces conquistar el planeta? ¿Por qué esperaron a usar el arma temporal a estar en plena batalla y con los pelmas del Enterprise cerca? La respuesta es obvia: porque si no, no habría película…

Pues algo parecido sucede en Eon: los eonitas (o pedrusconios) están intentando vencer a unos antiguos enemigos alienígenas, contra los que no pueden luchar porque están en franca desventaja. Pero en un momento determinado, casi al final, se desvela que la Vía no sólo toca otros sistemas solares sino también otros universos paralelos, y que los “abridores de puertas” pueden acceder a ellos. De hecho, le dan esa oportunidad a la chica protagonista para que salve la Tierra de un desastre. Si los eonitas tenían esa tecnología, ¿por qué no la usan para vencer a sus enemigos, en vez de estar huyendo todo el tiempo?

La novela no es mala, a ver, tiene su punto interesante. Pero tampoco es la gran novela de CF hard. Le falta mucho para eso. Las ideas puntuales son interesantes, pero la trama general es muy previsible y manida, amén de los fallitos de lógica antes mencionados. Una última cosa: cuando publiqué Crónicas del Multiverso, hubo blogueros que la criticaron porque decían que me pasé en la escala. Que al dar las cifras sobre el tamaño de las naves-mundo y de otras cosas que aparecen en el libro, me pasé dos pueblos. Se nota que esa gente no ha leído a Greg Bear. Eon está plagada de cifras descomunales del estilo de “la Vía mide ochenta mil millones de kilómetros en este tramo”, o “el valor de pi cambia de modo que ciertas puertas puedan curvarse infinitamente sobre sí mismas”. ¿Quién decíais que es un exagerado…?

Anuncios
de lordofthemetaverso

Un comentario el “Eon, de Greg Bear

  1. Han pasado muchos años desde que leí esta novela. No estoy seguro de recordarla bien, por ejemplo no recuerdo eso de que intentaran salvar a la Tierra de un desastre. Entiendo que, si intervienes en un universo paralelo, podrás alterar la historia de ese universo paralelo, pero no la del tuyo propio, con lo que sigues en las mismas. Recuerdo que me costó mucho leer “Eón”. Las ideas y conceptos me llamaban la atención, pero no conseguía interesarme por la historia, aunque hubiera batallas y catástrofes, quizá un problema con los personajes. Lo de los rusos era tremendo, porque Bear vertía un puñado de tópicos sobre la unión soviética y el supuesto carácter ruso como si estuviera exponiendo una tesis doctoral, firmemente trabajada y documentada. En fin, veo que pusiste la etiqueta Caminos por los que transitó la CF (IV) ¿Hay también entradas con los números I,II y II?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s